Prostate Cancer Foundation

donate ribbon

Donate Now    FAQs   Contact Us   Español   twitter   facebook

Navigation

VIVIR CON CÁNCER DE PRÓSTATA

Estadificación de la enfermedad

Volver a Recién Diagnosticado


English | Español

La estadificación determina la extensión del cáncer de próstata. El cáncer de próstata localizado significa que el cáncer está confinado dentro de la próstata. El cáncer de próstata localmente avanzado significa que la mayor parte del cáncer está confinada dentro de la próstata, pero una pequeña parte ha comenzado a escapar a los tejidos circundantes inmediatos, tales como la cápsula prostática o las vesículas seminales. En la enfermedad metastásica, el cáncer de próstata se extiende más alla de la próstata y su entorno inmediato. Afecta frecuentemente los ganglios linfáticos, pero es posible que llegue hasta órganos más distantes. Los ganglios linfáticos son partes normales del cuerpo que combaten las infecciones. Los conductos linfáticos conectan órganos como la próstata a los ganglios linfáticos, y el cáncer de próstata puede circular ocasionalmente por estos conductos y diseminarse hasta los ganglios linfáticos. Hay cientos de ganglios linfáticos por todo el cuerpo, pero el cáncer de próstata tiende a diseminarse primero hasta los ganglios linfáticos ubicados en la parte inferior del abdomen y la pelvis. Generalmente, estos ganglios linfáticos se pueden ver utilizando estudios con imágenes. Además, durante la cirugía, los ganglios linfáticos se pueden extraer y examinar para detectar la presencia de células cancerosas. Los cánceres que se diseminan hasta órganos más distantes tienden a viajar por el sistema linfático, un sistema circulatorio similar al torrente sanguíneo, que transporta las células importantes para combatir las infecciones y las enfermedades.

Se pueden utilizar varias pruebas para ayudar a determinar el estadio de la enfermedad. Por ejemplo, los cánceres que están creciendo fuera de la próstata se pueden detectar a menudo a través de estudios de imagen tradicionales, tales como exploraciones por tomografía computarizada (TC), imágenes por resonancia magnética (IRM) o radiografías, o se pueden realizar pruebas de imágenes más especializadas, como son las exploraciones óseas. Se debe tener presente que estos estudios con imágenes no son perfectos y no pueden detectar grupos muy pequeños de células cancerosas. Los resultados de estas pruebas de imagen no se pueden utilizar de forma aislada para determinar el estadio de la enfermedad, o para guiar las opciones de tratamiento y predecir los resultados. No obstante, el conocimiento del estadio de la enfermedad puede ayudar a determinar como de agresivo debe ser el tratamiento y la probablidad de erradicar la enfermedad con las opciones de tratamiento disponibles.

En el cáncer de próstata, típicamente hablamos de enfermedad localizada (estadio T1-T4) y enfermedad metastásica (estadios N1 y M1). La puntación T describe cuánto se ha extendido el cáncer de próstata dentro de la próstata y en sus estructuras circundantes. La puntuación N describe si los ganglios linfáticos están afectados con cáncer y la puntuación M describe si el cáncer se ha diseminado hasta áreas fuera de la pelvis, como por ejemplo el hueso. También nos referimos a una puntuación de estadio clínico, que se puede establecer antes de la cirugía o la radiación, y una puntuación de estadio quirúrgico, que sólo se puede dar después de la cirugía. En la actualidad, la mayoría de los hombres son diagnosticados con el estadio clínico T1c, lo cual significa que sus cánceres se diagnosticaron solamente mediante la medición del PSA y no son detectables por medio de imágenes ni con un EDR.

En general, también hablamos de cáncer de próstata localizado basándonos en el riesgo. Los hombres con cáncer de próstata de bajo riesgo tendrán un estadio clínico T1c-T2a, un PSA inferior a 10 ng/dl y una suma de Gleason por debajo de 7. Estos hombres tienen un riesgo muy bajo de morir por causa del cáncer de próstata y generalmente responden bien a la mayoría de formas de tratamiento, incluyendo la vigilancia activa. Los ensayos clínicos actuales están intentando demostrar cuáles de estos hombres necesitan terapia definitiva y qué hombres se pueden observar de manera segura. Ésta es la forma más común de cáncer de próstata.

Los hombres con cáncer de próstata de alto riesgo tienen un estadio clínico de T2c o superior, un grado de Gleason 8 o mayor, y un PSA de más de 20 ng/dl. Estos hombres tienen un riesgo mucho más elevado de recaída tras cirugía o radiación y de progresión a la vigilancia activa. Estos pacientes, a menudo se benefician de enfoques más agresivos combinando diferentes estrategias, y que pueden incluir los ensayos clínicos, con la esperanza de mejorar los resultados de los pacientes con enfermedad de alto riesgo.

Los hombres con cáncer de próstata de riesgo intermedio representan una situación intermedia y tienen un PSA entre 10 y 20 ng/dl, un estadio clínico de T2b y un grado de Gleason 7. Es probable que los hombres con este tipo de cáncer se beneficien del tratamiento (cirugía, radiación, semillas) y respondan bien a este tratamiento.

Vea la figura de la derecha, en la que se describe el sistema de estadificación.

Volver a Recién Diagnosticado

Print | Bookmark and Share

manhood for good

prostate cancer guides and books

patient support

prostate cancer clinical trials