Prostate Cancer Foundation

donate ribbon

Donate Now    FAQs   Contact Us   Español   twitter   facebook

Navigation

VIVIR CON CÁNCER DE PRÓSTATA

Otras opciones de tratamiento

Volver a Opciones de Tratamiento


English | Español

La cirugía y la radioterapia siguen siendo el tratamiento estándar del cáncer de próstata localizado, pero otras opciones de tratamiento menos populares también podrían ser beneficiosas. A medida que transcurra el tiempo y los beneficios de estas opciones de tratamiento se exploren adicionalmente, es posible que se incorporen más a la norma terapéutica. Pero por ahora, ninguna de ellas se considera como tratamiento estándar del cáncer de próstata localizado.

Crioterapia

La crioterapia, conocida también como criocirugía o crioablación, existe desde hace muchos años, pero hasta hace pocos se usaba en raras ocasiones. Para esta modalidad de tratamiento se insertan sondas en la próstata a través del perineo (el espacio entre el escroto y el ano) y se administra gas argón o nitrógeno líquido a la próstata, congelando literalmente hasta la muerte las células prostáticas y todos los tumores prostáticos. (Examine las funciones de la próstata y los órganos circundantes en la sección Acerca de la próstata.)

A lo largo de los años se han hecho varias modificaciones para evitar los daños por congelación a las estructuras cercanas, pero las tasas de disfunción tanto eréctil como urinaria permanecen elevadas y los datos sobre los resultados a largo plazo son limitados.

La crioterapia también se utiliza como terapia local secundaria en los hombres que se han sometido a radioterapia como tratamiento inicial del cáncer de próstata en estadio temprano. Se debe tener presente que los hombres con más enfermedad bien confinada tienden a responder mejor, mientras que los que reciben terapia hormonal además de radioterapia tienden a responder peor. Los efectos secundarios de esta terapia focal incluyen problemas urinarios o sexuales adicionales, tales como estrechez (estenosis) uretral, disfunción eréctil y urgencia urinaria. En raras ocasiones la crioterapia puede causar una lesión en los tejidos circundantes, tales como el recto o la vejiga, dada la proximidad de estas estructuras al lecho prostático.

Ultrasonido enfocado de alta intensidad

El ultrasonido enfocado de alta intensidad, o UEAI, funciona exactamente de manera opuesta a la crioterapia: con el UEAI, las células de la próstata se calientan hasta que mueren. Se inserta una sonda en el recto, desde la cual se aplican ondas de ultrasonido de muy alta intensidad al área de actuación. Aunque esta técnica sigue siendo experimental en los Estados Unidos, en Europa se ha utiliazado durante varios años con notable éxito. Los efectos secundarios del UEAI son similares a los descritos anteriormente para la crioterapia y dependen de la destreza y experiencia del cirujano que utilice esta técnica.

Terapia hormonal primaria

Las células del cáncer de próstata son como otros organismos vivos: necesitan combustible para crecer y sobrevivir. Como la hormona testosterona sirve de combustible principal para el crecimiento de las células del cáncer de próstata, dicha hormona es un objetivo común de la intervención terapéutica en los hombres que padecen la enfermedad. La terapia hormonal, conocida también con terapia de privación de andrógenos, o TPA, está diseñada para evitar que se libere testosterona o impedir que dicha hormona actúe sobre las células de la próstata.

Aunque la terapia hormonal desempeña un papel importante en los hombres con cáncer de próstata avanzado, también se está usando cada vez más antes, durante o después del tratamiento local. En algunos casos, la terapia hormonal se puede usar en combinación con la radioterapia. En ese caso, el tratamiento con TPA se administra generalmente antes, durante o después de la radioterapia en forma de un agonista de la LHRH. La LHRH, u hormona liberadora de hormona luteinizante, es una de las hormonas clave involucradas en la producción de testosterona. Esta medicina funciona a través de un complicado bucle de retroalimentación para reducir los niveles de testosterona del cuerpo. Se debe tener presente que la LHRH se conoce a veces como GnRH, u hormona liberadora de gonadotropina. Aunque hay muy pocos datos, si es que hay alguno, que demuestren que la terapia hormonal sola es una estrategia de tratamiento eficaz para los hombres con cáncer de próstata localizado, dicha terapia se está utilizando cada vez más en este ámbito. Como no es invasiva, es posible que la terapia se considere como un término medio entre vigilancia activa y terapia local. En el caso de los hombres que no sean buenos candidatos para cirugía o radiación, y que requieran terapia inmediata, la terapia hormonal primaria es una opción razonable. No obstante, la terapia hormonal también tiene una larga lista de efectos secundarios, y por lo tanto la pregunta principal es si la terapia se puede demorar de manera segura en los hombres que no sean candidatos para cirugía o radiación inmediata. La terapia hormonal primaria también es una opción razonable en los hombres que comienzan con enfermedad metastásica (diseminación del cáncer más allá de la próstata). En estos hombres, la terapia hormonal reducirá el tamaño de la glándula prostática y el cáncer, y demorará toda necesidad de terapia local.


Volver a Opciones de Tratamiento

Print | Bookmark and Share

1 in 6 men will be diagnosed with prostate cancer

prostate cancer guides and books

patient support

prostate cancer clinical trials