Prostate Cancer Foundation

donate ribbon

Donate Now    FAQs   Contact Us   Español   twitter   facebook

Navigation

VIVIR CON CÁNCER DE PRÓSTATA

Provenge

Volver a Enfermedad Avanzada


English | Español

Para que el sistema inmunitario combata los invasores extraños, tiene que aprender a reconocer lo que es normal y lo que no lo es. Desafortunadamente, como las células cancerosas comienzan como células sanas normales, el sistema inmunitario nunca tiene la oportunidad de distinguir entre la célula normal y la célula cancerosa.

A diferencia de las vacunas preventivas, que están diseñadas para enseñar al sistema inmunitario a desarrollar una manera de combatir un virus específico en el caso de que entre en contacto de nuevo con ese mismo virus, las vacunas terapéuticas estimulan el sistema inmunitario para que reconozca y combata ciertas proteínas que son específicas de las células cancerosas. Cada una de las vacunas terapéuticas que se estén probando en la actualidad en hombres con cáncer de próstata avanzado actúa de manera ligeramente diferente, pero todas están diseñadas para estimular la capacidad del sistema inmunitario para combatir una enfermedad y enseñarle a combatir las células del cáncer de próstata. Una de dichas vacunas, sipuleucel-T (Provenge), fue aprobada recientemente por la FDA para el cáncer de próstata.

Esta inmunoterapia está aprobada por la FDA para hombres con cáncer de próstata que se ha diseminado fuera de la próstata y es resistente al tratamiento hormonal estándar. Este tratamiento está diseñado para los hombres que tienen un dolor mínimo o no tiene dolor, y se administra más comúnmente antes de la quimioterapia, aunque parece ser eficaz en algunos hombres incluso después de la quimioterapia.

Este proceso de tratamiento conlleva extraer las propias células inmunitarias del paciente, estimularlas para combatir el cáncer de próstata en un laboratorio y administrarle esas células de vuelta al paciente. Más específicamente, el primer paso se llama leucoféresis, un proceso que filtra la sangre y extrae los glóbulos blancos que combaten las enfermedades. Seguidamente, estas células se estimulan externamente en un laboratorio con una proteína del cáncer de próstata llamada FAP y se refuerzan con una proteína inmunitaria llamada GM-CSF. Luego, estas células estimuladas se administran de vuelta al paciente en forma de infusión intravenosa, de manera muy parecida a una trasfusión de sangre. Este proceso se repite cada dos semanas hasta un total de tres tratamientos. El objetivo es estimular el sistema inmunitario del paciente para que combata las células cancerosas. Esta inmunoterapia no reduce el PSA, ni trata los síntomas ni demora el avance de la enfermedad. Sin embargo, es importante señalar que se ha demostrado que prolonga la vida. En la actualidad se están realizando estudios para intentar aclarar exactamente cómo funciona este tratamiento.

Este tratamiento sólo se puede administrar en ciertos centros. Usted debería comentar con su médico si este tratamiento es apropiado para usted y, en el caso de que lo sea, dónde puede recibirlo.

Generalmente, los efectos secundarios del sipuleucel-T están limitados a unos cuantos días después de realizar la infusión de las células estimuladas. A veces se puede tener una enfermedad parecida a la gripe con fiebre, escalofríos, náuseas y dolores óseos/musculares. Generalmente, esto se resuelve dentro del plazo de tres días y se puede tratar con paracetamol (acetaminofeno).


Volver a Enfermedad Avanzada

Print | Bookmark and Share

manhood for good

prostate cancer guides and books

patient support

prostate cancer clinical trials