Prostate Cancer Foundation

donate ribbon

Donate Now    FAQs   Contact Us   Español   twitter   facebook

Navigation

CONOCIMIENTO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA

Factores de Riesgo del Cáncerde Próstata

English | Español

El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres en los Estados Unidos, después del cáncer de piel, y afecta a 1 de cada 6 hombres. ¿Pero quién tiene el máximo riesgo de padecer cáncer de próstata y por qué?

Hay varios factores principales que influyen en el riesgo, y desafortunadamente algunos de ellos no se pueden cambiar.

Edad: Cuantos más años tenga usted, más probable es que se le diagnostique cáncer de próstata. Aunque sólo 1 de cada 10,000 hombres de menos de 40 años será diagnosticado, la tasa aumenta considerablemente a 1 de cada 38 para los 40 a 59 años de edad, y a 1 de cada 15 para los 60 a 69 años de edad.

De hecho, más del 65% de todos los cánceres de próstata se diagnostican en hombres de más de 65 años. La edad media en el momento del diagnóstico del cáncer de próstata en los Estados Unidos es 69 años. Después de esa edad, la probabilidad de padecer cáncer de próstata es más alta que la de cualquier otro cáncer en hombres o mujeres.

Raza: Los hombres afroamericanos tienen más probabilidades de padecer cáncer de próstata en comparación con los hombres caucásicos y es casi 2.5 veces más probable que mueran por causa de dicha enfermedad. Inversamente, los hombres asiáticos que viven en Asia tienen el riesgo más bajo.



Antecedentes familiares y genética familiar: Un hombre con un padre o hermano que haya padecido cáncer de próstata tiene el doble de probabilidades de padecer la enfermedad. Este riesgo aumenta adicionalmente si el cáncer se diagnosticó en familiares a una edad más temprana (menos de 55 años) o si afectó a tres o más familiares.

Lugar donde se vive: Para los hombres que viven en los EE.UU., el riesgo de padecer cáncer de próstata es del 17%. Para los hombres que viven en la China rural, dicho riesgo es del 2%. No obstante, cuando los hombres chinos emigran a la cultura occidental, su riesgo aumenta sustancialmente.

Los hombres que viven en ciudades al norte de los 40 grados de latitud (al norte de Filadelfia, PA, Columbus, OH, y Provo, UT, por ejemplo) son los que tienen mayor riesgo de morir de cáncer de próstata de entre todos los hombres de los Estados Unidos. Este efecto parece estar mediado por la luz solar inadecuada durante tres meses del año, lo cual reduce los niveles de vitamina D.

Factores de riesgo en cánceres agresivos en comparación con cánceres de crecimiento lento.

En los últimos años, hemos aprendido que el cáncer de próstata consiste en realidad en varias enfermedades con diferentes causas. Los cánceres más agresivos y mortales probablemente tienen diferentes causas subyacentes que los tumores de crecimiento lento.

Por ejemplo, aunque no se haya pensado que fumar sea un factor de riesgo para el cáncer de próstata de riesgo bajo, puede que sea un factor de riesgo para el cáncer de próstata agresivo. Asimismo, la falta de verduras en la alimentación (especialmente las verduras de la familia del brócoli) está vinculada a un riesgo más elevado de cáncer de próstata agresivo, pero no al cáncer de próstata de bajo riesgo.

El índice de masa corporal, una medida de la obesidad, no está vinculado a ser diagnosticado con cáncer de próstata en general. De hecho, es posible que los hombres obesos tengan unos niveles de PSA relativamente más bajos que los hombres no obesos, debido a la dilución del PSA en un volumen de sangre más grande. Sin embargo, los hombres obesos tienen más probabilidades de padecer la enfermedad agresiva.

Otros factores de riesgo de cáncer de próstata agresivo incluyen:

  • Estatura elevada
  • Falta de ejercicio y estilo de vida sedentario
  • Ingesta elevada de calcio
  • Raza afroamericana
  • Antecedentes familiares
  • Exposición al agente naranja

Las investigaciones realizadas en los últimos años han demostrado que la modificación de la alimentación podría reducir las probabilidades de padecer cáncer de próstata, disminuir la probabilidad de tener una recidiva del cáncer de próstata o ayudar a demorar el avance de la enfermedad. Puede aprender más sobre cómo los cambios de alimentación y estilo de vida pueden afectar el riesgo de desarrollo y avance del cáncer de próstata en la guía Nutrición, ejercicio y cáncer de próstata de PCF.

Riesgo y otras afecciones de la próstata

La idea equivocada más común es que la presencia de afecciones no cancerosas de la próstata aumentará el riesgo de cáncer de próstata.

Aunque estas afecciones pueden causar síntomas similares a los del cáncer de próstata y deberían ser evaluadas por un médico, no hay evidencia para sugerir que tener cualquiera de las siguientes afecciones aumentará el riesgo de un hombre de padecer cáncer de próstata.

  • La hiperplasia prostática benigna (HPB) es un agrandamiento no canceroso de la próstata. Como la uretra (el tubo que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo) pasa directamente a través de la próstata, el agrandamiento de la próstata en la HPB comprime la uretra, haciendo que orinar sea difícil y a menudo doloroso para los hombres. Aprenda más sobre la HPB.

  • La prostatitis, una infección de la próstata, es la causa más común de infecciones de las vías urinarias en los hombres. La mayoría de las estrategias de tratamiento están diseñadas para aliviar los síntomas de la prostatitis, que incluyen fiebre, escalofríos, escozor durante la micción o dificultad para orinar. Varios estudios han sugerido un vínculo entre la inflamación de la próstata y el cáncer de próstata. Es posible que esto sea el resultado de realizar pruebas de detección del cáncer sólo por tener síntomas relacionados con la próstata, y en la actualidad se trata de un área de controversia. Aprenda más sobre la prostatitis.

Más mitos y riesgos inexistentes

Actividad sexual: Se ha rumoreado que los niveles altos de actividad sexual o la eyaculación frecuente aumentan el riesgo de cáncer de próstata. Esto no es cierto. De hecho, los estudios demuestran que los hombres con eyaculaciones más frecuentes quizás tengan un riesgo más bajo de padecer cáncer de próstata.

Originalmente se creía que hacer una vasectomía aumentaba el riesgo de la enfermedad, pero actualmente se ha demostrado que esto no es cierto.

Medicamentos: Varios estudios recientes han demostrado un vínculo entre la ingesta de aspirina y una reducción del riesgo de cáncer de próstata en un 10-15%. Esto puede ser el resultado de diferentes prácticas de detección, a través de una reducción de la inflamación u otros factores desconocidos.

La clase de fármacos conocidos como estatinas –que se sabe que reducen el colesterol– también se ha vinculado recientemente con una reducción del riesgo de cáncer de próstata agresivo en algunos estudios.

Alcohol: No hay vínculo entre el alcohol y el riesgo de cáncer de próstata.

Vitamina E: Los estudios recientes no han demostrado que el consumo de vitamina E o selenio (en las formulaciones estudiadas) tenga algún beneficio en la prevención del cáncer de próstata

(Parte de la información presentada en esta página está adaptada de la Guía para sobrevivir al cáncer de próstata del Dr. Patrick Walsh.)

Print | Bookmark and Share

1 in 6 men will be diagnosed with prostate cancer

prostate cancer guides and books

patient support

prostate cancer clinical trials