Prostate Cancer Foundation

donate ribbon

Donate Now    FAQs   Contact Us   Español   twitter   facebook

Navigation

ACERA CÁNCER DE PRÓSTATA

¿Qué es el cáncer de próstata?

Volver a Acerca De La Próstata


English | Español

El término “cáncer” se refiere a una afección en la cual las células se acumulan de forma incontrolada y se pierde la capacidad para regular el crecimiento o la muerte celular. Así, en lugar de morir como deberían las células del cáncer de próstata viven más tiempo que las células normales y forman masas de células anormales llamadas tumores. Los tumores primarios son los tumores originales; los tumores secundarios (o metástasis) ocurren si el cáncer original se disemina a otros lugares.

En la mayoría de los casos el cáncer de próstata crece de manera relativamente lenta, lo cual significa que generalmente son necesarios varios años hasta que es lo suficientemente grande como para ser detectable, e incluso más tiempo para diseminarse más allá de la próstata.

Un pequeño porcentaje de hombres tiene formas agresivas de cáncer de próstata de rápido crecimiento. Es difícil saber con seguridad qué cánceres de próstata crecerán lentamente y cuáles son agresivos. Esta incertidumbre puede complicar las decisiones sobre el tratamiento.

El cáncer de próstata es sumamente común

De hecho, es el cáncer más común entre los hombres en los Estados Unidos, después del cáncer de piel, y afecta a uno de cada seis hombres.

  • Según las estimaciones, más de dos millones estadounidenses padece actualmente cáncer de próstata.
  • Cada 2.4 minutos se diagnóstica un nuevo caso de cáncer de próstata.
  • Un hombre que no fume tiene más probabilidades de padecer cáncer de próstata que cánceres de colon, vejiga, melanoma, linfoma y de riñón combinados.
  • Un hombre tiene 35% más probabilidades de que se le diagnostique un cáncer de próstata que una mujer de que se le diagnostique un cáncer de mama.

Los estudios han demostrado que la mayoría de los hombres de más de 70 años tienen alguna forma de cáncer de próstata.

Cálculo del riesgo

Para decidir cómo de agresivo es un cáncer de próstata en concreto y el riesgo de recaída después del tratamiento, los médicos considerarán varios factores, entre los cuales se encuentran:

  • El grado del cáncer (llamado puntuación de Gleason, ver más abajo)
  • El nivel de PSA (incluyendo la velocidad de PSA)
  • El estadio del cáncer (cómo de grande es el tumor y dónde se ha diseminado)

Al categorizar los cánceres, los médicos pueden proporcionar una estimación del pronóstico y éxito con diversas opciones de tratamiento, las cuales pueden incluir poco tratamiento o nada de tratamiento. Por ejemplo, los hombres con cánceres de bajo riesgo (volumen pequeño, estadio temprano, Gleason bajo, tumores con PSA bajo) tienen una tasa de curación muy elevada, por encima del 90%. En este estadio, la enfermedad es a menudo curable con intervenciones estándar, tales como cirugía o radioterapia con el objetivo extraer o destruir todas las células cancerosas.

La puntuación de Gleason

La puntuación de Gleason sigue siendo uno de los mejores métodos para determinar la agresividad del cáncer de próstata. En realidad es una suma de dos puntuaciones —cada una de las cuales va de 1 a 5—proporcionada por un patólogo que examina el cáncer bajo el microscopio.

El patólogo tomará el patrón de agresividad más común que se encuentre y sumará esa puntuación a la del siguiente patrón más común. Ocasionalmente se comunica una tercera puntuación si hay un patrón menos común que los anteriores pero más agresivo que sólo ocupa una pequeña parte de la próstata.

La suma de Gleason varía de 2 a 10, donde 2 representa básicamente una próstata normal y 10 indica un aspecto sumamente agresivo. La mayoría de los hombres tendrán una suma de Gleason de 6-7 cuando se realice el diagnóstico.

Niveles de PSA

El antígeno prostático específico (APE), o PSA por sus siglas en inglés, es una proteína producida por las células de la próstata tanto normales como cancerosas. El PSA puede ser elevado en casos de HPB, prostatitis o cáncer de próstata. No hay límite absoluto en cuanto a qué nivel de PSA ha de hacer sospechar la presencia de cáncer, y por lo tanto las decisiones sobre el tratamiento no se basan solamente en las pruebas de PSA. Una vez que el diagnóstico de cáncer de próstata se confirma por medio de una biopsia (extracción de fragmentos de la próstata para examinarlos bajo el microscopio), los niveles de PSA se utilizan para clasificar los tumores como de riesgo de recaída bajo, intermedio o alto. Un nivel de PSA de menos de 10 se considera de bajo riesgo, un PSA de 10-20 se considera de riesgo intermedio y un PSA >20 se considera de alto riesgo. Las decisiones de tratamiento adicional se toman basándose en estas clasificaciones del riesgo.

Estadios del cáncer

El estadio de un cáncer se basa en cómo de grande es el cáncer y cuánto se ha diseminado. Los estadios se expresan típicamente como puntuación T, puntuación N y puntuación M.

  • La puntuación T puede variar de 1 a 4, dependiendo de si el cáncer es diminuto y sólo se detecta mediante pruebas de PSA (puntuación 1) o si está invadiendo otros órganos (puntuación 4)
  • La puntuación N es 0 o 1, dependiendo de si el cáncer se ha diseminado hasta los ganglios linfáticos (órganos con forma de frijol agrupados por todas partes del cuerpo que forman parte del sistema inmunitario del cuerpo).
  • La puntuación M es 0 o 1, dependiendo de si el cáncer se ha diseminado fuera de la próstata hasta otras partes del cuerpo, tales como los huesos o los pulmones.

También es importante saber cuánto cáncer (en área o volumen) se encontró (ya sea en una biopsia o después de extraer la próstata). Esta información puede ayudar a guiar acerca de si se debería considerar terapia adicional.

Cáncer de próstata metastásico

Si no se tratan y se deja que crezcan, las células prostáticas cancerosas se pueden diseminar fuera de la próstata en un proceso llamado metástasis. Durante la metástasis, las células del cáncer de próstata viajan por el sistema linfático y/o el torrente sanguíneo hasta otras partes del cuerpo, donde causan el crecimiento de tumores secundarios.

La diseminación del cáncer se puede detectar por la presencia de células de cáncer de próstata en áreas que rodean a la próstata, tales como la vesícula seminal, la cápsula que rodea la próstata y los ganglios linfáticos del área de la ingle. Esto se llama cáncer de próstata localmente avanzado, lo cual indica que toda la diseminación está en la región de la próstata. Las células cancerosas también se pueden diseminar hasta otras regiones del cuerpo. El lugar más común de diseminación distante es el hueso, pero el pulmón, el hígado, el cerebro y otros órganos también podrían estar afectados. Cuando la enfermedad se disemina hasta otros lugares, se sigue considerando cáncer de próstata. Ya no es curable, pero sigue siendo sumamente tratable.

¿Cómo de  curable es el cáncer de próstata?

Al igual que con todos los cánceres, las tasas de “curación” del cáncer de próstata describen el porcentaje de pacientes que permanecen libres de enfermedad por un tiempo específico. En general, cuanto antes se detecte y trate el cáncer, más probable será que el paciente permanezca libre de la enfermedad.

Aproximadamente el 90% de todos los cánceres de próstata se detecta en los estadios local y regional, por lo que la tasa de curación es muy elevada: casi el 100% de los hombres diagnosticados y tratados en este estadio estarán libres de la enfermedad después de cinco años. Sn embargo, el cáncer de próstata sigue siendo una enfermedad mortal. Un hombre con cáncer de próstata tiene una probabilidad de 1 en 6 – 8 de morir por causa de la enfermedad, y casi 88 estadounidenses mueren por causa de esta enfermedad cada día. La determinación de qué hombres morirán de cáncer de próstata y qué hombres morirán con cáncer de próstata es un área de investigación activa.

Actualmente se están realizando estudios en los que se examina a hombres con tumores de riesgo muy bajo para decidir si necesitan terapia agresiva inmediata o si estos pacientes pueden permanecer en observación de forma segura sin requerir tratamiento inmediato (y sin efectos secundarios) a la vez que aún se preserva su probabilidad de curación a largo plazo y supervivencia libre de la enfermedad.

También se están realizando extensos esfuerzos para desarrollar análisis de orina o de sangre que puedan indicar con precisión la diferencia entre los cánceres que tienen mayor probabilidad de volverse mortales y los que están asentados en la próstata sin crecer ni diseminarse. Una prueba de PSA es medianamente eficaz para esto, pero se necesitan mejores pruebas para prevenir la sobre detección.

En cualquier caso, ser diagnosticado con cáncer de próstata puede ser una experiencia que altere la vida. Esto requiere que los hombres tomen algunas decisiones muy difíciles sobre los tratamientos que pueden afectar sus vidas y las vidas de sus familiares de forma significativas en el futuro. 


Volver a Acerca De La Próstata

Print | Bookmark and Share

manhood for good

prostate cancer guides and books

patient support

prostate cancer clinical trials